Tipos de Empresas

En este artículo quiero explicar dos conceptos fundamentales.

En primer lugar debes definir el tipo de empresa que quieres formar. ¿Vas a vender productos, ideas o tu tiempo?

En segundo lugar, debes escoger un sistema empresarial. ¿Vas a empezar de cero? ¿Abrir una franquicia? ¿O quizás usar un sistema de marketing multinivel?

Estas preguntas son importantes para luego tener éxito.


Tipos de Empresas

En el fondo hay tres tipos de empresa:

1. Empresas que venden cosas tangibles.
2. Empresas que venden el tiempo.
3. Empresas que venden cosas intangibles.

Aunque lo cierto es que muchas empresas con éxito son una mezcla de las tres.

En el primer grupo, encontramos las empresas tradicionales de toda la vida. Los comercios, fábricas, restaurantes y granjas todos se dedican a vender productos físicos a sus clientes. Es el modelo de negocio más fácil de entender por todo el mundo. Prevalece la ley de la oferta y la demanda. Cuanto más escasea el producto y cuanto más se eleva la demanda más valioso

El segundo tipo de empresa vende el recurso más escaso de todos: el tiempo. Aquí encontrarás los profesionales. Son abogados, médicos, transportistas y hoteles. En función de la demanda pueden exigir un precio más elevado o menos, pero están siempre limitados a las horas hábiles del día.

El tercer tipo de empresa, vende productos intangibles. Estas venden canciones, informes, información u otros tipos de contenidos. En este grupo están los medios de comunicación, los artistas y los fabricantes de software. La gran ventaja que tienen es que pueden vender el mismo trabajo repetidas veces, pero están obligados a competir en mercado muy competitiva.

Sin embargo, como he comentado, no es necesario que tu empresa se encaje en uno de estos tres modelos. De hecho, lo más aconsejable es encontrar una mezcla óptima de cada uno de ellos. De esta forma podremos incorporar a nuestra estrategia corrientes alternativas de ingresos.

Por ejemplo, una empresa que se dedica a la compra, venta y almacenaje de productos tangibles, puede vender servicios de consultoría sobre procesos de distribución a otras empresas no competidores. También podría desarrollar un software de gestión específicamente destinado a facilitar la integración de nuevos clientes en sus procesos logísticos. Así podrá aumentar sus beneficios incorporando servicios e productos intangibles.

El empresario perspicaz está siempre buscando sinergias de este tipo para crear productos complementarios que aumentan su negocio principal. No se trata de desviar tu atención hacía actividades no correlacionadas con tus habilidades especiales, sino precisamente de explotar esas mismas habilidades de maneras diferentes.

Si estás decidido crear tu propia empresa, y tomas las cosas en serio, puedo ofrecerte una oportunidad única.


Sistemas Empresariales

Además del tipo de empresa que quieres formar, debes considerar el sistema empresarial que quieres emplear. En lugar de pensar en el “que” debes reflexionar sobre el “como”.

Para el emprendedor novel, empezar desde cero sin ningún apoyo es una tarea ardua y compleja. No solo tienes mucho por aprender, pero lo estarás haciendo sin ninguna experiencia previa para guiarte.

Por esta razón, a muchos jóvenes recomiendo que empiecen con algo más sencillo. Se trata de usar la experiencia de otros para tu propio beneficio. O sea, arrancar con un plan ya probado en el mercado.

Hay dos formas habituales de conseguir este apoyo. La primera es la apertura de una franquicia.

Las franquicias son una de las mejores maneras que existen para rentabilizar tu propiedad intelectual. Un empresario que ha demostrado que haya creado un negocio rentable y con demanda en el mercado explota este conocimiento con el ánimo de extender su alcance mas allá de sus propias posibilidades.

En lugar de esforzarse para abrir más y más oficinas o tiendas, consigue que otros empresarios se unan a su camino. El, el fanquiciador, pone la experiencia, los sistemas de gestión, los sistemas de marketing y la marca mientras el franquiciado pone capital, trabajo y dedicación. Puede ser una simbiosis maravilloso.

Decidir que franquicia abrir no es fácil. En primer lugar debes estar totalmente convencido sobre la solidez del proyecto empresarial. ¿Cuanto tiempo lleva en el mercado? ¿Puedes constatar que los éxitos proclamados son verdaderos? ¿Que porcentaje de tiendas o delegaciones son en propiedad del franquiciador? Este último dato indica en que medida confía en su propio proyecto.

En segundo lugar debes evaluar las inversiones y costes implicados. ¿Cuanto dinero va a requerir el montaje y puesta en marcha? ¿Cuanto dinero vas a necesitar para aguantar los meses de arranque? ¿Cuanta información te ha ofrecido el franquiciador? ¿Cuales son los costes (royalties, publicidad, canones….) que debes asumir? Para estar seguro, debes hablar con varios franquicias personalmente antes de comprometerte.

Además, de lo económico debes evaluar lo educacional. Si estás abriendo la franquicia para aprender a llevar un negocio debes evaluar su sistema de negocio. ¿Que herramientas de gestión ofrece? ¿Que apoyos cotidianos va a poner a tu disposición? ¿Que oportunidades de formación?

Exige una explicación detallada de las ventajas que ofrece. ¿Cuales son los factores que distingue la empresa de los demás? Si ves que muchas respuestas son relacionados con los sistemas de marketing, gestión y organización puedes alegrarte. Si a contrario, lo único que predica son las bondades del producto, debes levantar las orejas. El producto está bien, pero la clave está en el sistema.

La segunda forma de conseguir aprovechar la experiencia de otros es mediante una empresa de marketing multinivel. Aunque tengan una fama poco valorado en los ojos del público, lo cierto es que pueden servir como excelentes lanzaderas para futuros empresarios.

La razón, de nuevo está en el sistema. De hecho, las empresas multiniveles que mejor funcionan son precisamente las que se esfuerzan en este campo. Mas allá del producto o servicio que ofrecen, aportan al socio herramientas de trabajo.

Sinceramente, es difícil alcanzar el éxito exclusivamente por este camino. Sin embargo, puedes crear una corriente de ingresos interesante que te permita estabilidad en el arranque de tu propio proyecto. Además, aprenderás mucho del proceso.

Para escoger una empresa de marketing multinivel, trata de contestar las siguientes preguntas:

¿Tienen una credibilidad probada y vefificable en el mercado?

¿Ofrecen un sistema de ventas fácil de aprender?

¿Cuales son las condiciones para crear y mantener corrientes de ingresos a largo plazo?

¿Que herramientas de trabajo ofrecen?

¿Te ayudará a crear una red de contactos que será útil para tu propia empresa más adelante?

Si encuentras respuestas positivas a estas preguntas, puede que sea una iniciación positiva en el mundo empresarial para ti. Normalmente requieren poca inversión y puedes compaginarlo con tu trabajo actual. Por eso, son una alternativa interesante.

About Dennis H. Lewis

3 Responses to “Tipos de Empresas”

Read below or add a comment...

  1. ALFONSO CUPIDO says:

    me pareze muy interesante

  2. aldo says:

    ESTE ARTÍCULO TAMBIÉN ESTUVO BUENO

  3. frank says:

    enserio este es uno de los mejores á
    rticulos q he visto gracias…..

Escribe tu Opinión...

Connect with Facebook

*


*